La regulación de los collares para perros


Es habitual que el propietario de un perro  con problemas de conducta, interprete éstos como “una venganza”, “desobediencia” o “tozudez” por parte del animal. Por este motivo acude, por sus propios medios, a la compra de collares de castigo (eléctricos, de pinchos, de ahogo, etc) para mejorar su control .

collar electrico

Collar eléctrico

Un dato significativo es que los collares eléctricos generan una ansiedad indiscriminada en los perros que los han sufrido y no genera aprendizaje en el perro. También se han identificado lesiones en la tráquea, columna vertebral, en el nervio ocular, glaucoma y en el aparato respiratorio.

En muchas ocasiones los tirones de correa, o lo que entendemos por “desobediencia” pueden estar  asociado a trastornos de miedo. El uso de este tipo de collares puede agravar más aún el problema de conducta. Esto, con el tiempo, lleva a un deterioro del vínculo afectivo animal–humano que puede llegar a ser difícil de restaurar .

También se encuentra aquí la raíz de muchos abandonos e incluso sacrificios injustificados.

secuelas-collar-pinchos

Secuelas del uso de un collar de pinchos

 

Nunca debemos olvidar que para un animal, a veces, es difícil adaptarse a los entornos y ritmos humanos.

Collar de pinchos

Collar de pinchos

 

 

Un perro con problemas de conducta puede estar pasándolo mal; si no somos capaces de empatizar con él no sabremos resolver el conflicto.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 Nuestra filosofía Educativa

Las técnicas de modificación de conducta  no deben provocar sufrimiento físico o mental a los animales. No deben centrarse en evitar las molestias que el comportamiento de los animales pueda causar a los humanos, sino que ademas deben tener en cuenta como objetivo el hecho de que los animales también quieren sentirse mejor. Y deben, por último, respetar la dignidad de los animales, no convirtiéndolos en meros medios para el entretenimiento de las personas.

 

Creemos que los animales poseen inteligencia, sentimientos y emociones, independientemente de que la ciencia pueda demostrar empíricamente estos conceptos o realizar una descripción cuali y cuantitativa de los procesos mentales de los animales (cosa esta última a la que también pretendemos aportar nuestro granito de arena).

 
 
Tenemos también un profundo sentido del respeto hacia los animales, por lo que independientemente de la metodología usada, esta debe cumplir unos requisitos básicos.
 
 

 
 

Foto(c) Derechoaniamal.info

➳ En el siguiente enlace puedes descargar información técnica de las consecuencias negativas del uso de este tipo de collares y Normativa reguladora (pdf ): “Regulación de los collares dañinos: avanzando en el bienestar canino

Fuente: Derechoanimal.info ( Enero 2014)

 

Por   Alberto Macías -Veterinario y etólogo –  

Virginia Nieto – Bióloga y Ayundante técnico veterinario-

 


 

 Puedes solicitar más información : Tlf. 627 408 171 | alberto@etologiaveterinariaasturias.es
 Formulario de contacto | Preguntas Frecuentes
¡Comparte!