El sentido del olfato en el perro


 

– Es el sentido más desarrollado del perro y es completamente funcional en el momento del nacimiento del cachorro (junto al tacto y al gusto).

– El perro posee una superficie de mucosa nasal mucho más extensa que el ser humano (unos 18 cm2 en el perro, frente a 2-4 cm2 en el hombre). Muestra, así mismo, una sensibilidad muy superior a la nuestra: la concentración mínima en el aire de un compuesto volátil que puede ser captada por el olfato del perro es entre 103 y 108 veces inferior a la detectable por los humanos.
– La discriminación entre olores semejantes es también muy superior a la nuestra. Algunos perros son capaces de diferenciar gemelos univitelinos por su olor. Ciertos autores han equiparado la capacidad de discriminación olfativa del perro con la capacidad de discriminación visual del humano.

trufa perro

– La disposición de los cornetes nasales en el perro, con forma de espiral, permite que el aire inspirado permanezca en contacto con la mucosa olfatoria nasal más

– Los bulbos olfatorios del perro ocupan un volumen cerebral, en proporción, muy superior a otros mamíferos, incluido el humano. Estos bulbos olfatorios están conectados con zonas como la amígdala cerebral (que, entre otras cosas, controla las emociones).

 

– Los perros poseen un órgano del que carece el ser humano. Este órgano es el órgano vomeronasal u órgano de Jacobson. Está ubicado entre la cavidad nasal y el paladar duro, y su función es la captación de feromonas.


– Las feromonas son sustancias volátiles cuya principal característica es que ejercen un efecto fisiológico en organismos distintos al que las ha producido (son una especie de “hormona que actúa a distancia”).
Existen muchos tipos de feromonas. En general, sus funciones tienen que ver con las relaciones sociales, especialmente con las funciones reproductivas. Así, gran parte de la conducta de los perros durante las épocas de celo esta mediada por dichas feromonas. El marcaje territorial a su vez, esta mediado por feromonas.


Las feromonas en el perro son abundantes en la orina, en las secreciones vaginales, en las glándulas sebáceas y sudoríparas, y en la secreción de las glándulas anales.

 

De todo lo anterior se deduce que el olfato es uno de los principales sentidos en la relación del perro con su entorno, influyendo de forma decisiva en su conducta.

 

 Puedes solicitar más información : Tlf. 627 408 171 | alberto@etologiaveterinariaasturias.es
Formulario de contacto | Preguntas Frecuentes
¡Comparte!

Dejar un comentario