Preguntas Frecuentes (FAQs)


¿Qué es un etólogo clínico?

Un etólogo clínico es un veterinario especializado en conducta canina y/o felina. Está capacitado para diagnosticar y tratar los problemas de conducta que pueda presentar un perro o un gato.

Un etólogo clínico nos ayudará a entender a nuestro animal, nos guiará en la comprensión de la raíz y los mecanismos que alteran su conducta y nos proveerá de un repertorio de pautas indicadas a cada caso en concreto.

Todo ello con el objetivo de mejorar la convivencia, aumentar la calidad de vida del perro/gato y establecer una relación segura con su familia humana.

Volver arriba

 ¿Es la etología clínica lo mismo que el adiestramiento o la educación canina/felina?

Definimos educación canina/felina como la manera de conseguir que un perro o gato se adapte al entorno y control humano, a la vez que se respetan sus necesidades tanto fisiológicas como conductuales.

El adiestramiento consiste en la enseñanza de habilidades a un animal, de forma que tengan una utilidad para el ser humano (obediencia, perros de defensa, perros de rescate, etc.).

La etología clínica se ocupa del tratamiento de las patologías de conducta, entendiendo estas como las desviaciones de la conducta normal esperada para una especie. Esto lleva implícito la idea de educación, así como el adiestramiento en aquellos casos que lo requieren como medida terapéutica (no como fin en si mismo).
Volver arriba
 

¿Cuál es nuestro método de trabajo?

Como rama de la Medicina Veterinaria, la Etología Clínica está basada en el método científico y en los datos obtenidos mediante la experiencia. Creemos fundamental el conocimiento de la biología, ecología, fisiología y pautas naturales de conducta de las especies que tratamos, así como los principios de aprendizaje, cognición, percepción, emociones y personalidad que afectan a la conducta animal.

El objetivo que nos marcamos persigue alcanzar un grado óptimo de convivencia de las personas y los animales, un nivel de calidad de vida adecuado para ambos y un disfrute mutuo sin menoscabar las necesidades naturales de nuestros animales.

Nuestra motivación deriva de un profundo respeto por la naturaleza y por los animales que comparten su espacio y vidas con nosotros.

En nuestros métodos no tienen cabida aquellos medios o terapias que puedan resultar dolorosos para el animal o que puedan alterar la estabilidad de su estado emocional, así como aquellas que pongan en riesgo la salud o la integridad de las personas.
Volver arriba
 

¿Cómo se organizan las consultas y sesiones terapéuticas?

Siempre se realizará una primera consulta cuyo objetivo es el análisis de la conducta del perro o gato en su entorno habitual. Su finalidad es la obtención de un diagnóstico y un pronóstico inicial.

Una vez obtenido el diagnóstico, se hará llegar al propietario un informe preliminar explicativo y  un plan de trabajo en el que figurará el número de sesiones previstas, su frecuencia y una guia de las medidas terapéuticas recomendadas. Así mismo, se entregará un presupuesto adaptado al plan de tratamiento.
Volver arriba
 

¿Dónde se realizan las sesiones terapéuticas y cuál es su duración?

Las sesiones se realizarán en el domicilio habitual del animal y en los lugares donde pasea (en el caso de tratarse de un perro). Es decir, en el entorno donde aparecen los problemas de conducta.

Todas las sesiones se realizan  en presencia de las personas que habitualmente conviven con el perro o con el gato. El objetivo de las sesiones en transmitir a los responsables del animal toda la información y medios necesarios para el correcto tratamiento del motivo de consulta. Además de las demostraciones necesarias, se fomentará que los propietarios participen activamente en las sesiones de terapia de modificación de conducta.

La duración de las sesiones suele oscilar entre 1 y 2 horas, considerándose ésta la duración óptima para un correcto aprendizaje.
Volver arriba
 

 ¿Cómo debo prepararme para las consultas? ¿Necesito algún material? ¿Debo tomar notas?

No es necesaria ninguna preparación previa. En caso de necesitarse algún material, el etólogo se lo comunicará previamente.

¡Siempre conviene tomar algunas notas de lo aprendido en las sesiones!. El etólogo ofrecerá resúmenes de las pautas explicadas.
Volver arriba
 

 Estoy preocupado porque mi perro/ gato se esconde o es agresivo ante las visitas, ¿cómo debo actuar ante la visita del etólogo?


En el caso de que el perro se muestre agresivo, deberá mantenerlo sujeto con correa o en una habitación aparte, hasta que el etólogo le indique como actuar.

Si el gato se esconde de las visitas, no intenté forzarle a salir ni le obligue a presentaciones indeseadas. Esto no limitará la obtención de datos ni el diagnóstico.
Volver arriba
 

 Tengo un horario de trabajo muy completo ¿Tendré tiempo suficiente para aplicar lo aprendido en las sesiones?


Gran parte de las medidas terapéuticas están basadas en los cambios en el modo de interacción entre persona y animal, así como en la modificación del entorno de manera práctica, si es necesario. Por tanto, están medidas estarán incluidas en el día a día, no llevando más tiempo del que nos llevaban las rutinas hasta ahora.

Para aquellos ejercicios que necesiten más dedicación, se intentará en la medida de lo posible, adaptarlos a las rutinas habituales de los propietarios.
Volver arriba
 

 Cuando acaben las sesiones ¿habrá un seguimiento?


El objetivo de las sesiones es aprender a tratar una alteración de conducta, sin embargo el cambio de actitud de un animal normalmente lleva mucho tiempo. Por ello es importante realizar un seguimiento de la evolución del problema tratado.

El etólogo clínico le informará antes de comenzar el tratamiento, acerca de las alternativas de seguimiento (vía telemática o presencial) y el plan previsto para el mismo.
Volver arriba
 

 ¿Puede un problema médico causar un problema de conducta?

Algunas patologías físicas (enfermedades dolorosas, patologías hepáticas y renales, trastornos hormonales, etc.) pueden tener una repercusión en el comportamiento habitual de los animales. Del mismo modo, algunas alteraciones de conducta tienen su raíz en patologías orgánicas o en trastornos asociados al envejecimiento.

Por otro lado, determinadas alteraciones de conducta pueden estar indicando la presencia de una patología física aun no diagnosticada.

Por ello es fundamental que el veterinario etólogo posea un conocimiento adecuado de estas patologías, para su tratamiento en colaboración con un veterinario clínico en caso de ser necesario.
Volver arriba
 

 ¿Tienes dudas?
Contacta con nosotros: Tlf. 627 408 171 |alberto@etologiaveterinariaasturias.es | Formulario de contacto
¡Comparte!